Dietas cuando usas el balón gástrico

El balón gástrico es un tratamiento que ayuda a perder peso a aquellas personas que son obesas o que han intentado dietas y no han conseguido su objetivo. Pero una vez colocado en el estómago el paciente debe adoptar unos hábitos alimentarios más saludables para conseguir adelgazar.

Es muy importante la implicación del paciente en todo el proceso para que el tratamiento resulte un éxito. El nutricionista ayudará al paciente con una dieta adaptada a sus necesidades y circunstancias.

Antes de la colocación del balón.

La preparación del paciente comienza antes de realizar la intervención. Durante los 3 o 4 días anteriores, el paciente tomará una dieta a base de líquidos. Este procedimiento no es para comenzar con la pérdida de peso sino para preparar el estómago y limpiarlo de residuos o restos de comida. En esta dieta líquida se deberán evitar bebidas estimulantes como el café, té, cacao o bebidas isotónicas, así como las bebidas alcohólicas.

Durante las primeras semanas

Después de la colocación del balón, el paciente deberá ingerir únicamente líquidos durante las siguientes 48 horas, sobre todo bebidas isotónicas que ayuden a rehidratar los tejidos del estómago. El balón gástrico es un dispositivo muy seguro pero el estómago debe acostumbrarse a su presencia y evitar posibles nauseas, vómitos o malestar general.

Después comienza una adaptación del estómago a la comida:

  • Alimentación líquida: durante una semana aproximadamente, el paciente solo podrá tomar alimentos líquidos nutritivos, mejor fríos para que no irriten el tejido estomacal.
  • Alimentación semilíquida: pasada la semana anterior, el paciente puede ir ingiriendo alimentos semilíquidos como purés aguados, yogures o caldos con sémola o trigo muy blanditos. Deberá estar una semana con este tipo de alimentación.
  • Alimentación pastosa: durante una semana más el paciente tomará alimentos un poco menos aguados: purés más consistentes con alguna proteína incluida, fruta en compota, etc.
  • Alimentación normal: una vez pasadas estas tres semanas el paciente comenzará una dieta equilibrada y sana que deberá constituir su base de alimentación.

Alimentación durante la fase normal

A partir de este momento, el paciente ya puede comer todo tipo de alimento, pero no debe perder el objetivo que persigue. Un nutricionista o dietista le ayudará a establecer un menú saludable, a seleccionar alimentos y crear unas rutinas de comida. El psicólogo le ayudará a tener herramientas para enfrentarse a las situaciones complicadas en las que se encontrará.

Durante esta fase el paciente debe aprovechar y adquirir unos hábitos saludables (alimentación y ejercicio) para que una vez retirado el balón, a los 6 o 12 meses, evitar el efecto rebote y recuperar los kilos perdidos.

Para que sea un poco más fácil llevar acabo la dieta lo mejor es:

  • Utilizar platos más pequeños para poner raciones menores, así podrá tener la sensación de que has echado mucha comida en el plato.
  • Comer con cucharas pequeñas favorece ingerir cantidades menores y como la capacidad del estómago es menor, debido al balón, sentirá la sensación de saciedad antes de tiempo.
  • Tener una tabla de equivalencias, así cuando exista la tentación de comer un alimento graso o poco saludable será fácil sustituirlo por otro alimento más sano en un solo vistazo. Por ejemplo: en lugar de caer en la tentación de comer un bombón se puede sustituir por una fruta; o en lugar de un plato de patatas fritas se puede preparar unos champiñones aliñados como aperitivo.
  • Llevar un diario de comidas y cantidades para que cuando se realice la visita al nutricionista ayuda a comentar con él las cantidades y tipos de alimentos que se han ingerido. Además, nos permitirá tener una visión clara de los logros alcanzados.

Descubre los más avanzados tratamientos de nutrición y obesidad en Sanihub

Categorías: