Cómo se hace una operación de manga gástrica

La cirugía de manga gástrica o gastrectomía vertical es una operación bariátrica dirigida a reducir la capacidad del estómago en pacientes con un IMC de 40 o más, o bien con un IMC entre 30 y 40 pero que tengan otras enfermedades asociadas que mejoren con la pérdida de peso como diabetes, cardiopatías, presión arterial alta, apnea del sueño, etc.

Este procedimiento, basado en un criterio restrictivo, disminuye la capacidad del estómago entre un 60 y un 80% mediante la eliminación de dos tercios del estómago dejándolo con forma de manga o tubo. Esta técnica limita la cantidad que se puede ingerir y favorece que se tenga la sensación de saciedad antes.

Operación de manga gástrica para reducción de estómago

Antes de la operación

Someterse a una operación de manga gástrica requiere, de forma previa, que el médico haya realizado una serie de exámenes y pruebas para determinar el estado de salud general del paciente y si es un candidato idóneo. La operación de manga gástrica es una intervención que ayuda a perder peso pero es solo el comienzo de un tratamiento que implica el cambio de hábitos. La intervención de manga gástrica se realiza con anestesia general por lo que se deben realizar las pruebas necesarias para el anestesista.

Antes de la operación, el paciente deberá realizar una dieta alimentaria con el objetivo de tener el estómago limpio para el procedimiento.

Durante la operación

Este tipo de intervención se realiza mediante laparoscopia, es un procedimiento mínimamente invasivo que necesita únicamente unas 5 incisiones para poder llevarse a cabo. El instrumental necesario será introducido por estas incisiones: cámara, bisturí, grapadora, etc.

Primero se libera el estómago de su curvatura mayor y de posibles adherencias, posteriormente, con una grapadora se comienza a recortar dejando el mismo con forma de tubo. Las grapas se realizan en un material biocompatible, titanio, para evitar rechazos. La reducción del estómago es grande, dejando solo entre un 20 y 40% de su capacidad. Este procedimiento es permanente, no es reversible.

Descubre los más avanzados tratamientos de nutrición y obesidad en Sanihub

Y después de la operación

Este tipo de procedimiento es bastante seguro, es un tipo de cirugía que se ha impuesto por su sencillez y seguridad. Apenas es invasivo, se realizan 5 cortes en el abdomen por el que pasan los instrumentos necesarios para la intervención. Pero necesita un tiempo de recuperación, el estómago ha sido reducido dos tercios dejando una capacidad pequeña a la que el paciente debe adaptarse.

Después de la operación el paciente permanecerá poco tiempo ingresado, entre 24 y 48 horas. Pero comenzará a visitar con cierta regularidad un equipo multidisciplinar que le ayudará a conseguir el objetivo: cirujano para confirmar el éxito de la operación, nutricionista para establecer la dieta alimentaria que debe llevar y psicólogo para reforzar la voluntad del paciente y darle las herramientas necesarias para conseguir perder peso.

Los nuevos hábitos alimentarios se establecerán paulatinamente comenzando con una dieta blanda o líquida hasta que el estómago esté recuperado y posteriormente introduciendo alimentos hasta establecer una dieta saludable que el paciente deberá adoptar de por vida.

Categorías: