Cómo se hace una operación de banda gástrica

La banda gástrica es un técnica dirigida a ayudar reducir el peso en personas con obesidad mórbida, es decir un IMC >40. Es un procedimiento de cirugía bariátrica que se puede llevar a cabo con laparoscopia o bien a cirugía abierta. Este último caso solo se realiza si el procedimiento laparoscópico supone un riesgo para la salud del paciente o bien no se puede llevar a cabo.

La banda gástrica es una anilla de silicona ajustable que se coloca alrededor de la boca del estómago para reducir el espacio y que la comida entre más lentamente. Como consecuencia el estómago puede mandar un estímulo de saciedad al cerebro antes y así comer menos cantidad.

Equipo médico durante una operación de cirugía bariátrica

Preparación previa a la operación

Previo a la operación, el médico realizará una serie de pruebas complementarias para conocer el estado general de salud del paciente y confirmar la idoneidad del mismo para someterse a este tipo de tratamiento. Además, se establecerán los controles y visitas que se realizarán posteriormente a la operación.

El paciente debe estar muy comprometido con el tratamiento debido a que este dispositivo es una ayuda para reducir el peso, pero después deberá adoptar unas rutinas alimentarias saludables, para ello la intervención del psicólogo será de gran ayuda.

Operación para colocar la banda gástrica

El día de la intervención, el paciente será preparado para ir al quirófano, el anestesista se encargará de dormir al paciente y controlar sus constantes durante toda la intervención, que se realiza mediante anestesia general. El médico utilizará un abordaje por vía laparoscópica para colocar la banda gástrica. Se practicarán unas 5 pequeñas incisiones en el estómago para introducir el instrumental necesario: luz, pinzas, tijeras, banda ajustable, etc…

Una vez dentro del abdomen se colocará la banda de silicona alrededor de la boca del estómago, dejando una pequeña zona por encima para que pueda entrar la comida ingerida. La banda se ajustará en función de las necesidades del paciente. Esta banda se rellena de suero salino para aumentar o disminuir el espacio permitiendo que solo una pequeña cantidad pase al resto del estómago.

La banda se podrá ajustar o aflojar a lo largo del tratamiento debido a que se queda un pequeño catéter bajo la piel del abdomen por el que introducir el suero salino o extraerlo.

Y después de la operación

Este tipo de intervención suele tener una recuperación rápida, es un procedimiento muy seguro. Normalmente en 24-48 horas el paciente podrá marcharse a casa. Es posible que durante las primeras horas se tengan molestias que con un analgésico desaparecerán. También será posible que el médico le prescriba un tratamiento antibiótico durante unos días para evitar cualquier infección.

Durante la primera semana el paciente estará de baja con reposo relativo. Pasado este tiempo podrá retomar sus rutinas, aunque comenzará con los controles y visitas al nutricionista para continuar con el tratamiento y comenzar a adquirir unos hábitos saludables de alimentación y actividad.

En cuanto a la comida, durante las primeras semanas tras la intervención la dieta se basará principalmente en la ingesta de líquidos y comidas blandas. Después ya podrá tomar cualquier alimento dentro de las pautas indicadas por el médico.

Descubre los más avanzados tratamientos de nutrición y obesidad en Sanihub

Categorías: