Útero Miomatoso

Los miomas son tumores benignos que crecen en el músculo liso del útero. Estos tumores no causan metástasis, ni recidivas, es decir, una vez que son extirpados no vuelven a reaparecer. Sin embargo, es frecuente que la mujer que tiene miomas, no tenga solo uno sino varios, cuando ocurre esto se suele decir que se tiene un útero miomatoso.

Paciente con útero miomatoso consulta con el médico especialista

Factores de riesgo para un útero miomatoso

Los miomas, también llamados fibromas o leiomas, pueden aparecer desde la adolescencia hasta la menopausia, aunque es más probable que sea a partir de los 30 años. No se sabe el motivo por el que surgen, pero se piensa que está relacionado con la producción de hormonas ya que después de la menopausia no vuelven a aparecer o bien reducen su tamaño. Igualmente las mujeres con menarquía precoz (menstruación antes de los 10 años) tienen mayor probabilidad de padecerlos que aquellas que han tenido una menarquía tardía (después de los 16 años).

Las mujeres que tienen miomas en el útero tienen mayor probabilidad de padecer enfermedades relacionadas con las hormonas sexuales como ovario poliquístico, hiperplasia de endometrio y problemas de esterilidad.

Según algunos estudios, la raza también es un factor de riesgo para tener un útero miomatoso. La raza negra tiene mayor probabilidad y en concreto, si son afro-americanas pueden tener miomas más grandes, más dolorosos y a edades más tempranas. Por lo contrario, las  mujeres asiáticas son las que tienen menor incidencia de padecerlos.

La obesidad está asociada con la presencia de miomas en el útero. Por esta razón, las mujeres con sobrepeso también corren mayor riesgo, así como que sean más grandes. En las mujeres obesas el nivel de estrógenos es elevado debido a que el tejido graso se transforma en estrógeno, desequilibrando el nivel hormonal.

Si la mujer tiene antecedentes familiares de primer grado, es frecuente que se reproduzca este trastorno. Los factores genéticos aumentan en 2,5 veces la probabilidad de padecerlos.

Una alimentación desequilibrada, rica en grasas y carnes puede aumentar su incidencia. Por el contrario, una dieta rica en frutas, verduras y pescado puede ayudar a regular la generación de los miomas.

Las mujeres que no han tenido hijos, es decir, que nunca hayan dado a luz, pueden sufrir de útero miomatoso. Sin embargo, si se tuviera algún mioma antes del embarazo, el aumento del nivel hormonal puede provocar un crecimiento rápido de los mismos.

Los estrógenos y la progesterona juegan un papel fundamental en la producción y crecimiento de los miomas.

los mejores tratamientos médicos, en Sanihub

Expectativas si se padece útero miomatoso

Existe un porcentaje de mujeres que tienen miomas pero no producen síntomas y no implica mayor complicación.

Sin embargo, si se tienen sangrados habituales o dolores abdominales producidos por el crecimiento o aumento de miomas es recomendable que se establezca un tratamiento. Por lo general se priorizará el tratamiento no invasivo dirigido a atenuar los síntomas y reducir el tamaño. Si estas pautas no fueran suficientes se puede proceder a una técnica más invasiva como es la cirugía, extracción del mioma (miomectomía) o del útero (histerectomía).

¿Un útero miomatoso puede producir cáncer?

Los miomas son tumores benignos pero un porcentaje muy bajo (0,5%) se convierten en tumores malignos. Estos tumores se llaman leiomiosarcomas. Si el médico ginecólogo sospecha que el mioma puede ser de estas características realizará pruebas más exhaustivas para determinarlo. Aunque es muy poco habitual.

Categorías: