¿Qué son los miomas uterinos?

Los miomas uterinos son tumores benignos que crecen en la matriz o útero de la mujer. A los miomas se les conoce también como leiomiomas o fibromiomas. Es un tumor muy común en la mujer, aproximadamente un 70% de las mujeres pueden haber desarrollado alguno a lo largo de su vida.

Crecen en el tejido muscular de la matriz, generalmente son redondos o casi redondos, y su tamaño puede variar desde una canica hasta una pelota de tenis. Los miomas pueden crecer en la pared del útero (intramurales), en la capa interior del útero (submucosos), o en la capa externa del útero (subserosos).

mujer sufre dolores provocados por los miomas uterinos

¿Qué síntomas tiene un mioma uterino?

No se conoce exactamente la causa de su aparición, puede ser hormonal o genética, se cree que está relacionado con el desarrollo y crecimiento de la mujer debido a que es más probable que se tengan miomas según pasan los años.

Algunos miomas son asintomáticos y pequeños y pueden permanecer mucho tiempo en el útero. Sin embargo, el 25% de los miomas que se desarrollan producen síntomas.

La hemorragia es el síntoma más común, llamado metrorragia. Los miomas que se desarrollan en la cavidad uterina interna (submucosos) son los que provocan hemorragias más severas.

Como consecuencia de estas hemorragias la mujer puede padecer anemia ferropénica.

Cuando los miomas son de gran tamaño presionan la vejiga provocando dolor, sensación de peso y necesidad frecuente de orinar. En ocasiones presionan también el recto causando estreñimiento.

Otro de los síntomas habituales es el dolor, bien dolor más intenso durante la menstruación o dolor persistente durante un período prolongado.

Pruebas diagnósticas

Los miomas a veces no son fáciles de diagnosticar, y los problemas de obesidad pueden complicarlo más. Sin embargo, cuando el médico sospecha que puede existir este trastorno podrá realizar las siguientes pruebas:

  • Ecografía transvaginal: este dispositivo produce ondas sonoras para poder devolver una imagen del interior del útero.
  • Resonancia magnética: mediante imanes y ondas de radio potentes se creará la imagen.
  • Histeroecografía: ecografía con infusión salina, que se inyecta dentro del útero para ver con más claridad el interior

 

Si estas pruebas no han dado resultados o no son concluyentes se podrá recomendar:

  • Histeroscopia: es un tubo, largo y delgado, que se inserta a través de la vagina hasta el útero.
  • Biopsia endometrial: cuando se tiene un sangrado excesivo se realiza esta prueba. Se toma una muestra del útero y se analiza buscando si se tiene algún cáncer.

Tratamiento de los miomas

El tratamiento de los miomas está dirigido a aliviar o reducir los síntomas producidos por este trastorno:

  • Anticonceptivos para reducir y controlar los periodos menstruales abundantes.
  • DIU, dispositivo intrauterino que segrega hormonas reduciendo el sangrado y el dolor.
  • Suplementos de hierro para reducir la anemia ferropénica.
  • Antiinflamatorios como el ibuprofeno o naproxeno debido a que su acción antiinflamatoria reduce el dolor.
  • Inyecciones hormonales para ayudar a reducir el tamaño del mioma.

Sin embargo, si los síntomas no pueden ser controlados, o el mioma aumenta considerablemente de tamaño se recomendará la cirugía para extirpar el mioma (histeroscopia o miomectomía) o la totalidad del útero (histerectomía).

Complicaciones de los miomas

Los miomas submucosos e intramurales son los que suelen provocar más síntomas alterando la estructura de endometrio y sangrados frecuentes. Estos trastornos podrían provocar problemas de fertilidad en la mujer al incidir en la calidad del endometrio y la anidación embrionaria. La calidad de la pared del útero está alterada lo que puede provocar mayor incidencia de abortos.

La sintomatología asociada a los miomas (sangrado frecuente, dolor, anemia,..) puede reducir la calidad de vida de la mujer. Impidiéndole realizar su actividad diaria normal, o mantener relaciones sexuales.

Categorías: