Fecundación in vitro

La fecundación in vitro-FIV es un procedimiento terapéutico de reproducción asistida en el cual la fecundación (unión del óvulo con un espermatozoide) se lleva a cabo en un laboratorio especializado, en lugar de ocurrir en las trompas de Falopio. Los embriones obtenidos con este sistema se implantan en el útero de la paciente. El objetivo es subsanar los problemas reproductivos de una pareja y hacer realidad vuestro sueño de ser papás. Contrátalo a través de Sanihub y consigue tu consulta de valoración gratuita.

Selecciona las mejores clínicas con Sanihub

Centros cuidadosamente seleccionados

Última tecnología

Precios exclusivos

Encuentra tu centro

¿NECESITAS MÁS INFORMACIÓN?

Por favor, déjanos tu teléfono e email y nos pondremos en contacto contigo cuanto antes para explicarte todos los detalles

Horario de llamadas L-V de 9.00 a 20.00h.

¿Cuál es tu consulta?

Fecundación In Vitro

La fecundación in vitro (FIV) es una técnica de reproducción asistida que permite la unión del óvulo con el espermatozoide, este proceso se realiza en un laboratorio especializado en lugar de ocurrir en las trompas de Falopio de forma natural. Los embriones obtenidos con este sistema se implantan en el útero de la paciente para que se adhiera a las paredes del endometrio y así pueda comenzar el proceso de creación de la placenta y posterior desarrollo. Este tipo de tratamiento está recomendado para parejas que tienen problemas de fertilidad y no consiguen llevar a cabo su objetivo.

FIV con ICSI

La fecundación in vitro con ICSI, o con microinyección espermática, es un procedimiento que permite inseminar el óvulo introduciendo un esperma en el interior con microinyección. Este procedimiento aumenta las tasas de éxito debido a que se selecciona un espermatozoide de gran calidad para ser metido en el óvulo. Está especialmente indicado en casos en los que el número de óvulos es limitado debido a que en una fecundación in vitro clásica se necesitan muchos más óvulos para conseguir el objetivo.

El proceso de preparación es común al de la fecundación in vitro clásica, el único proceso que cambia es la inseminación en el laboratorio especializado. El procedimiento de una fecundación in vitro consiste en: control y estimulación ovárica durante 2 o 3 semanas hasta obtener el desarrollo adecuado de los folículos; extracción de los óvulos y selección de los mejores espermatozoides para fecundar los óvulos; punción del óvulo mediante la inyección intracitoplasmática para introducir el esperma; y transferencia del óvulo u óvulos fecundados dentro del útero (máximo permitido 3 óvulos fecundados).

Fecundación In Vitro (FIV)

La fecundación in vitro clásica consiste en obtener la unión de óvulo y espermatozoide en el laboratorio de forma espontánea. Posteriormente se introduce el óvulo fecundado dentro del útero. Este procedimiento de reproducción asistida se utiliza cuando se han intentado otros métodos como la concepción natural o la inseminación artificial y estas no han resultados satisfactorias.

La fecundación in vitro puede ser llevada a cabo con óvulos propios y semen de la pareja, con óvulos propios y semen de donante, con óvulos de donante y semen de la pareja o bien con óvulos y semen de donante. Para ello, tanto la futura madre como la pareja, si se tiene, deberán someterse a una serie de análisis para determinar cuál es la mejor opción.

El procedimiento consiste en la estimulación de la paciente con la administración de medicamentos y control de la evolución de los folículos mediante ecografías trasnvaginales. Una vez se determine que los óvulos han alcanzado la madurez, estos serán extraídos para ser llevados al laboratorio. En el laboratorio, el esperma del hombre será colocado de forma semi-natural junto con el óvulo de más calidad favoreciendo la fecundación pero sin intervención humana. Una vez conseguida la fecundación del óvulo, a los 3 o 5 días, estos se transferirán de nuevo al útero mediante un catéter para que siga su evolución normal y se implante en las paredes.