Resonancia magnética

La resonancia magnética o RM es una técnica que permite obtener imágenes de huesos y músculos del paciente mediante ondas electromagnéticas. Gracias a esta prueba diagnóstica es posible obtener imágenes tridimensionales que facilitan la identificación de lesiones.

Selecciona las mejores clínicas con Sanihub

Centros cuidadosamente seleccionados

Última tecnología

Precios exclusivos

Encuentra tu centro

¿NECESITAS MÁS INFORMACIÓN?

Por favor, déjanos tu teléfono e email y nos pondremos en contacto contigo cuanto antes para explicarte todos los detalles

Horario de llamadas L-V de 9.00 a 20.00h.

¿Cuál es tu consulta?

La resonancia magnética o RM es una técnica de diagnóstico por imagen que se  basa en el uso de campos electromagnéticos y no utiliza rayos X, como sucede en el caso de un TAC, lo que permite obtener imágenes tridimensionales muy precisas de los tejidos blandos, pudiéndose estudiar con facilidad los músculos, los vasos sanguíneos, los nervios y los diferentes órganos, incluido el cerebro, con el fin de detectar diferentes tipos de lesiones. En ocasiones, para la realización de esta prueba diagnóstica se utiliza un líquido de contraste para resaltar los órganos o las partes del cuerpo que se desea analizar.

Para realizar la RM, el paciente se tumba en una camilla que se desliza a través de un gran anillo, que es el que emite las ondas electromagnéticas. La prueba suele durar entre 30 y 60 minutos, tiempo durante el cual es fundamental mantenerse completamente inmóvil, siendo su principal incomodidad el ruido emitido por la máquina.

Esta prueba se realiza sobre la parte del cuerpo en la que existe la sospecha de la existencia de algún tipo de lesión patológica. Así, cuando se efectúa sobre el cerebro, es para buscar tumores, aneurismas, infartos, enfermedades degenerativas y lesiones nerviosas. En el caso del tórax permite indagar sobre patologías cardiacas, ya sea por alteraciones de la anatomía del corazón o por afecciones arteriales, enfermedades del pulmón o tumores de mama. En el abdomen se puede estudiar el hígadoel páncreas, los riñones o el aparato digestivo. En la zona lumbar, se pueden apreciar todos los componentes del sistema urogenital. También permite estudiar con detalle los huesos y detectar enfermedades como la artritis, las hernias discales, fracturas, etc.

Si, por cualquier circunstancia médica, necesitas someterte a una resonancia magnética con fines diagnósticos y eludir las largas listas de espera que para esta prueba existen en la sanidad pública, puedes ahora hacerlo en centros médicos especializados adheridos a Sanihub.

La resonancia magnética o RM es una técnica que permite obtener imágenes de huesos y músculos del paciente mediante ondas electromagnéticas. Gracias a esta prueba diagnóstica es posible obtener imágenes tridimensionales que facilitan la identificación de lesiones.

¿En qué consiste la resonancia magnética?

La RM utiliza un imán muy potente que produce un campo magnético que obliga a los protones de hidrógeno del cuerpo a alinearse con ese campo. No emite radiaciones X o gamma. A medida que se va liberando la energía, producida por el movimiento de los protones, los tejidos se van marcando en función de la intensidad de la energía liberada.

El paciente que va a ser sometido a una RM debe quitarse parte o toda la ropa y las piezas de metal que se lleve (pendientes, reloj, cinturón, anillos, cremallera, etc) y, tras colocarse una bata sin botones, recostarse en la mesa de la máquina que será introducida dentro de la misma.

Para obtener la imagen de la posible lesión, el paciente deberá permanecer inmóvil durante todo el proceso. Es una prueba que puede durar entre 20 y 60 minutos y se deberá permanecer tranquilo, de lo contrario las imágenes pueden salir borrosas y habría que repetir la prueba. La exploración no causa dolor, es una técnica no invasiva, sin embargo, la máquina es muy ruidosa.

En ocasiones se puede complementar la prueba con la administración por vía intravenosa de un contraste que permitirá que los protones se muevan a mayor velocidad aumentando la intensidad del color de los tejidos.

¿Cuándo se realiza una resonancia magnética?

La precisión de las imágenes obtenidas en una RM es tan detallada que resulta muy apropiada para el estudio de partes no óseas y tejidos blandos. Existen muchos tipos de RM, las más habituales son: la resonancia magnética lumbar, la resonancia magnética de rodilla o la resonancia magnética cerebral. Esto es debido a que el cerebro, la médula espinal, los nervios, músculos, ligamentos y tendones se ven mucho más claros con esta técnica de exploración.

Una RM puede ayudar a realizar diagnósticos o complementar otras pruebas como:

  • Diagnosticar aneurismas o tumores con gran precisión.
  • Alteraciones en los genitales femeninos y fracturas en la cadera y pelvis.
  • Confirmar un diagnóstico de roturas de ligamento o cartílagos.
  • Detectar infecciones y hemorragias.

¿Qué hay que tener en cuenta con una resonancia magnética?

La RM es una técnica que no emite radiación ionizante dañina, sin embargo, existen algunas situaciones asociadas a la prueba que podrían causar algún problema:

  • El imán que mueve el campo magnético emite una fuerte influencia en todos los objetos metálicos pudiendo atraerlos a gran velocidad. Por este motivo, es muy importante que los pacientes notifiquen al médico, antes de realizar la prueba, si disponen de:
    • Implantes como marcapasos, estimuladores del nervio vago, desfibriladores implantables, bombas de insulina, implantes cocleares, estimuladores cerebrales y cápsulas endoscópicas.
    • Otros dispositivos metálicos como implantes dentales o prótesis de caderas.
    • Ciertos materiales metálicos en el cuerpo como metralla, perdigones o si se es soldador.
  • La máquina de la RM es un espacio pequeño y casi cerrado, en ocasiones puede producir claustrofobia. Si se padece este trastorno, se siente ansiedad en lugares pequeños, o se tiene obesidad pueden existir dificultades para completar de manera adecuada la prueba. Es muy importante estar inmóvil, la mejor solución es solicitar sedación o anestesia.
  • La máquina produce un ruido constante e intenso pudiendo llegar a alcanzar los 12º decibelios. Es necesario utilizar protección para los oído, por lo general ofrecerán la paciente unos tapones.
  • El contraste utilizado para la RM es el gadolino. Es un contraste bastante seguro que rara vez produce efectos secundarios, en algunas ocasiones produce dolor de cabeza, náuseas, dolor y sensación de frío. Sin embargo, en pacientes con problemas renales puede originar fibrosis nefrogénica sistémica (inflamación de los órganos y tejidos), sucede raramente pero es una enfermedad grave.