Volver a Oftalmología

Cirugía Láser Ocular

Conseguir una visión nítida sin necesidad de usar gafas o lentillas es posible mediante la cirugía láser ocular o Cirugía Refractiva. Este tipo de intervención quirúrgica se puede llevar a cabo mediante técnicas distintas, dependiendo de la fisionomía ocular de cada persona, con un fin común: eliminar los defectos de la vista tales como la miopía, la hipermetropía o el astigmatismo. La cirugía láser ocular consiste en la modificación de la curvatura de la córnea para que los rayos de luz que recibe el ojo se enfoquen adecuadamente sobre la retina. Sus técnicas, eficaces e indoloras, producen excelentes resultados tras una intervención rápida.

Selecciona las mejores clínicas con Sanihub

Centros cuidadosamente seleccionados

Última tecnología

Precios exclusivos

Encuentra tu centro

¿NECESITAS MÁS INFORMACIÓN?

Por favor, déjanos tu teléfono e email y nos pondremos en contacto contigo cuanto antes para explicarte todos los detalles

Horario de llamadas L-V de 9.00 a 20.00h.

¿Cuál es tu consulta?

En la actualidad se utilizan distintas técnicas para la realización de la cirugía refractiva con láser: ICL, Lasik, PRK y Smile. Con ellas se puede corregir la miopía, el astigmatismo y la hipermetropía, y de este modo, recuperar una visión normal y así prescindir definitivamente de las gafas y las lentillas. Estos problemas de visión o defectos refractivos se caracterizan por deberse a una alteración de la curvatura del ojo, que se puede corregir convenientemente mediante la cirugía ocular con láser y así permitir que la retina pueda enfocar de nuevo las imágenes con normalidad sin necesidad de utilizar gafas y lentillas. Sanihub es un nuevo servicio de salud creado por Sanitas tanto para sus socios como para los que lo no son. Este servicio cuenta con la colaboración de clínicas especializadas en las que la cirugía refractiva la realizan oftalmólogos con una gran experiencia en este tipo de cirugía.

¿A qué edad?

Una condición básica para que se pueda llevar a cabo la cirugía refractiva con láser es que la vista del paciente se haya estabilizado, es decir que mantenga la misma agudeza visual o graduación durante un largo periodo de tiempo. La recomendación de edad en cuanto al momento de realizar los expertos la sitúan entre los 25-30 y los 55 años, aunque si se cumple la condición de vista estable, con algunas de las técnicas actualmente disponibles (ICL, Lasik, Smile y PRK) podría realizarse a partir de los 18-21 años de edad.  El límite de los 55 años viene determinado porque a partir de esta edad se recomienda al paciente que espere hasta el momento de que aparezcan las cataratas, algo muy frecuentes según aumenta la edad. La razón es que en la misma operación de cataratas se puede implantar una lente intraocular monofocal, bifocal o multifocal, que permite eliminar definitivamente estos defectos de la visión.

¿Quién puede beneficiarse de la cirugía ocular por láser?

No todas las personas pueden someterse a una cirugía ocular con láser para eliminar los defectos refractivos de la visión. Por ello, en la primera consulta con el oftalmólogo se realiza un examen exhaustivo de los ojos y se revisa la historia clínica del paciente. De hecho, la cirugía refractiva tiene contraindicaciones específicas:

¿Qué expectativas puedo tener sobre los resultados?

En ocasiones, las expectativas de las personas que desean someterse a una cirugía refractiva con láser son excesivas y no responden a la realidad, pues su eficacia puede estar limitada en algunos casos como por ejemplo, en la alta miopía (más de 7 dioptrías). Tampoco la presbicia o vista cansada puede corregirse con esta técnica quirúrgica. Por eso el oftalmólogo siempre le preguntará por sus expectativas y le dirá qué puede esperar de los resultados de la cirugía. La cirugía ocular por láser es un procedimiento sencillo, indoloro y eficaz, además de rápido. Pero puede tener efectos secundarios como el deslumbramiento nocturno o el ver halos en torno a los focos de luz. Estos se producen en los días posteriores a la intervención, aunque por lo general se revierten con el tiempo, si bien en algunos pacientes no llegan a desaparecer del todo.