Ultracavitación

La cavitación médica o ultracavitación es un tratamiento desarrollado para acabar con la grasa localizada desde su interior, gracias al uso de los ultrasonidos de baja frecuencia. Estas ondas pueden disolver la grasa localizada desde el interior y transformarla en un líquido que posteriormente se expulsa por la orina o se elimina por el sistema linfático. La ultracavitación es un método especialmente recomendado en los casos en los que se desea eliminar la grasa localizada en el abdomen o en las “cartucheras”

Selecciona las mejores clínicas con Sanihub

Centros cuidadosamente seleccionados

Última tecnología

Precios exclusivos

Encuentra tu centro

¿NECESITAS MÁS INFORMACIÓN?

Por favor, déjanos tu teléfono e email y nos pondremos en contacto contigo cuanto antes para explicarte todos los detalles

Horario de llamadas L-V de 9.00 a 20.00h.

¿Cuál es tu consulta?

Ultracavitación

La ultracavitación es un tratamiento no invasivo dirigido a eliminar la celulitis localizada y reducir la grasa. Es una técnica muy eficaz que se realiza mediante ultrasonidos que penetran en la piel y eliminan las moléculas de grasa de una forma indolora y sin necesidad de cirugía. Esta técnica también es conocida como la liposucción sin cirugía.

¿Cómo funciona los ultracavitación?

Los ultrasonidos emitidos por el aparato de ultracavitación penetran en la piel produciendo cambios de presión y generando “microburbujas” o cavidades en la grasa que terminan explosionando y eliminando las moléculas de grasa. Posteriormente, el cuerpo elimina esta grasa a través de la orina o del sistema linfático. En ocasiones, para aportar mayor efectividad a la ultracavitación, se combina con otros tratamientos de drenaje linfático como la presoterapia o masajes terapéuticos.

Después del tratamiento es recomendable ingerir agua para ayudar a la eliminación de la grasa. Así como una dieta equilibrada y actividad física regular.

¿En qué consiste el tratamiento?

Para llevar a cabo un tratamiento de ultracavitación es necesario una consulta para realizar un estudio de salud general del paciente. A pesar de ser un tratamiento sin apenas efectos secundarios no es recomendable llevarlo a cabo en mujeres embarazas, hipertensos, epilépticos, personas con problemas cardiovasculares o circulatorio o bien que tengan enfermedades hepáticas.

Una vez estudiada la idoneidad del paciente se establecerá las pautas de tratamiento. Por lo general, se realizarán entre 6 y 12 sesiones en función de la amplitud de la zona a tratar y del nivel de grasa a eliminar.

Cada sesión de ultracavitación tiene una duración estimada de entre 30 y 40 minutos. Y los efectos pueden comenzar a notarse desde la primera sesión. No solo se elimina la grasa interna sino que también se reafirma la piel, desapareciendo la piel de naranja tan antiestética.

Las sesiones de ultracavitación se pueden realizar prácticamente en cualquier parte del cuerpo, aunque lo habitual es que se centren en los muslos, glúteos, zona abdominal y brazos. La grasa se elimina desde el interior y evita que vuelva a reaparecer.

El aparato utilizado tiene un cabezal que emite los ultrasonidos de baja frecuencia y para que la trasmisión sea más eficaz se suele aplicar sobre la piel un gel conductor de las ondas. El cabezal se pasará por la zona a tratar aplicando a su vez un pequeño masaje que mejora la eficacia del tratamiento. Las ondas emitidas disolverán las células adiposas reduciendo la cantidad de grasa acumulada. Para favorecer la eliminación de esta grasa a través de la orina es importante tomar agua en abundancia –1,5 litros aproximadamente- después de las sesiones. Igualmente, se puede combinar con otros tratamientos de drenaje linfático para ayudar a la eliminación.

¿Qué beneficios tiene?

La técnica de ultracavitación es un sistema avanzado de medicina estética que ofrece grandes ventajas: