Volver a Ginecología

Ecografía

La ecografía es una prueba diagnóstica no invasiva que se sirve de los ultrasonidos para crear imágenes del interior del cuerpo. Las ecografías más conocidas son las que se realizan durante el embarazo, las ecografías obstétricas (ecografía de las 12 semanas, ecografía de la semana 20) que se realizan para supervisar el perfecto desarrollo del bebé. Las últimas tecnologías en ecógrafos nos permiten obtener imágenes del bebé en 3D y movimiento, gracias a la ecografía 4D. También existen ecografías mamarias que complementan a pruebas diagnósticas como la mamografía y ayudan a descubrir patologías como el cáncer de mama de manera temprana.

Selecciona las mejores clínicas con Sanihub

Centros cuidadosamente seleccionados

Última tecnología

Precios exclusivos

Encuentra tu centro

¿NECESITAS MÁS INFORMACIÓN?

Por favor, déjanos tu teléfono e email y nos pondremos en contacto contigo cuanto antes para explicarte todos los detalles

Horario de llamadas L-V de 9.00 a 20.00h.

¿Cuál es tu consulta?

Ecografías

La ecografía es una prueba diagnóstica no invasiva que obtiene imágenes por ultrasonidos. Las ondas de alta frecuencia son utilizadas para observar las estructuras internas del cuerpo y de sus tejidos. Esta prueba diagnóstica es inocua e indolora y no produce daños ni a niños ni adultos, por ello es la técnica más utilizada en ocasiones especiales como el embarazo. Además, es muy sencilla de realizar y no suele necesitar de una preparación previa.

Los aparatos ecográficos han evolucionado mucho en los últimos años mejorando su calidad para obtener imágenes de alta precisión. Destacando los avances que han tenido aquellas destinadas a observar el desarrollo y evolución del feto, permitiendo ver no solo de forma detallada la estructura del cuerpo sino también consiguiendo obtener imágenes en movimiento muy reales como las ecografías 4D. O bien, complementando pruebas diagnósticas de los tejidos mamarios y ayudando a detectar de manera temprana patologías tumorales.

Ecografía obstétrica de alta definición

Durante el embarazo es muy importante controlar el adecuado desarrollo del feto para detectar cualquier trastorno que se pueda producir, así como vigilar que los órganos pélvicos de la mujer no sufran ninguna anomalía. La ecografía obstétrica de alta definición se realiza alrededor de la semana 20, es la ecografía de mayor importancia hasta el momento. En esta semana ya se podrán detectar posibles alteraciones genéticas que indiquen malformaciones en el feto; estudiar de forma detallada estructuras como el cerebro y el corazón para descartar anomalías; y establecer el sexo del feto con precisión. Por ello, un ecógrafo de alta definición permite prevenir o detectar alteraciones a tiempo.

Ecografía mamaria de alta precisión

La ecografía mamaria permite realizar un estudio detallado de los tejidos de la mama para poder detectar o descartar patologías en los senos. Cuando la prueba diagnóstica es de alta precisión permite concretar de manera más detallada de qué tipo son los nódulos detectados o si los tejidos están dañados. La ecografía mamaria suele ser una prueba complementaria a la mamografía o la resonancia magnética para confirmar o descartar diagnósticos. También puede realizarse como una prueba de control para obtener información de posibles lesiones. Además, la ecografía aporta sencillez, solo es necesario tumbarse sobre la camilla, rapidez, suele durar unos 15 minutos, y seguridad, no emite radiación.

Ecografía 4D

La ecografía 4D permite obtener imágenes de tu bebé con volumen, en movimiento y en tiempo real antes de su nacimiento. Las ecografías además de tener un carácter de control y evolución del feto también pueden ser usadas para conocer y disfrutar el embarazo de una forma diferente. Las ecografías 4D se deben realizar a partir de la semana 22, hasta la semana 32 del embarazo, para que las imágenes obtenidas aporten mayor información. Con las ecografías 4D se puede ver de forma detallada los órganos como la lengua, la boca, los brazos,… e incluso los gestos que hace. Las ecografías 4D no ofrecen mayor información sobre lesiones o alteraciones que las otras ecografías pero aportan un componente emocional que no es posible con las ecografías 2D.