Volver a Especialidades

Análisis clínicos

El análisis clínico es el estudio de material biológico de los pacientes (sangre, saliva, orina,..) en laboratorio para ofrecer un resultado objetivo que permite confirmar o descartar un diagnóstico. Es recomendable realizar análisis clínicos periódicos para garantizar un buen estado de salud en los pacientes.

Test de intolerancia alimentaria

Ver tratamientos

Selecciona las mejores clínicas con Sanihub

Centros cuidadosamente seleccionados

Última tecnología

Precios exclusivos

Encuentra tu centro

¿NECESITAS MÁS INFORMACIÓN?

Por favor, déjanos tu teléfono e email y nos pondremos en contacto contigo cuanto antes para explicarte todos los detalles

Horario de llamadas L-V de 9.00 a 20.00h.

¿Cuál es tu consulta?

El análisis clínico es el estudio de material biológico de los pacientes (sangre, saliva, orina,..) en laboratorio para ofrecer un resultado objetivo que permite confirmar o descartar un diagnóstico. Es recomendable realizar análisis clínicos periódicos para garantizar un buen estado de salud en los pacientes.

Con los análisis clínicos se pueden analizar los componentes y elementos de la sangre y orina, los tejidos hematopoyéticos, trastornos trombóticos o de coagulación; identificar los alérgenos responsables de la alergia, de desórdenes endocrinos; analizar los marcadores biológicos; establecer inmunodeficiencias y presencia de sustancias tóxicas, entre otras.

Test de intolerancia alimentaria

El consumo de algunos alimentos puede producir trastornos no solo en nuestro aparato digestivo sino también en las funciones habituales del cuerpo. El test de intolerancia alimentaria permite detectar qué alimentos pueden provocar alguna reacción molesta al ser ingeridos mejorando la calidad de vida del paciente.

La intolerancia alimentaria no se relaciona directamente con problemas graves como la anafilaxia que puede provocar una alergia; sin embargo, muchos trastornos que asumimos como cotidianos pueden solucionarse conociendo este problema y adaptando la dieta según la recomendación de un especialista.

El test de intolerancia alimentaria es una analítica de sangre analizada en un laboratorio clínico especializado que puede detectar la reacción adversa del sistema inmunológico del paciente frente a ciertos alimentos. Se mide las reacciones de sensibilidad de las Inmoglobulinas tipo IgG frente a más 200 alimentos diferentes.

La eliminación o reducción del alimento o los alimentos, que producen esta reacción, de la dieta permite mejorar la asimilación de nutrientes y del funcionamiento del organismo. Los trastornos ocasionados por una intolerancia alimentaria están relacionados con: enfermedades gastrointestinalessobrepeso, problemas dermatológicos, estrés recurrente, molestias respiratorias, inflamación de articulaciones, dolores de cabeza y migrañas, etc.

Test de inflamación alimentaria

El test de inflamación alimentaria te ayuda a identificar los alimentos que provocan malestar a tu organismo y permite diseñar un programa de control específico para que puedas volver a disfrutar de ellos.

La inflamación alimentaria no es una intolerancia. La intolerancia es la ausencia de la enzima que procesa ese alimento provocando reacciones en el sistema inmunológico y la inflamación alimentaria es una reacción de malestar originada porque nuestro organismo ha superado el nivel de aceptación del alimento.

La inflamación  alimentaria puede detectarse por la aparición de trastornos intestinales, dolores de cabeza, inflamación de las articulaciones, reacciones cutáneas, problemas de circulación, etc.

El test de inflamación alimentaria consiste en la extracción de sangre mediante una punción en el dedo y el análisis en el laboratorio de las inmoglobulinas IgG y de los niveles de BAFF y PAFF (citoquinas inflamatorias) frente a 6 grupos de alimentos: trigo, níquel, levaduras, lácteos, productos con alto contenido en sal y aceites cocinados.

Una vez detectados los alimentos que provocan la inflamación se propone una dieta de rotación de alimentos para que el paciente pueda volver a aceptarlos e incluirlos de nuevo en su dieta de forma normal. El tratamiento consiste en reeducar al cuerpo en la asimilación de los alimentos.